Descubre noticias sobre tecnología y mucho más gracias a los artículos de Encored.

Cómo funciona un Masajeador Anticelulítico

Mejor Masajeador Anticelulítico

Las partes del cuerpo que por lo general tienden a acumular grasa en sus tejidos son los brazos, glúteos, piernas y abdomen, que de presentarse en cantidades considerables puede causar la temida celulitis o piel de naranja que tanto afecta a las mujeres.

Son diversas las razones que intentan explicar porqué se produce esta condición en el organismo, incluyendo factores de naturaleza hormonal, la falta de control y cuidado en los hábitos alimenticios, e incluso el sedentarismo y la falta de actividad deportiva.

Las formas de combatir la celulitis hoy en día son muchas, pero por lo general se logra reducir asistiendo a centros de estética cada cierto tiempo, o adquiriendo un masajeador eléctrico y anticelulítico que se pueda emplear desde la comodidad del hogar.

Este tipo de dispositivo incorpora en su estructura un motor que impulsa cabezales que rotan y vibran sobre la piel hasta llegar a la región donde se acumula la grasa. La finalidad de estos equipos es que aumente la circulación de la sangre, y que la piel parezca más firme.

¿Qué modelos hemos probado?

Para poder disipar las dudas de los usuarios y lectores, se han probado cuatro tipos de masajeadores eléctricos anticelulítico teniendo en cuenta sus aspectos fundamentales, además de que se han estimado según un precio que sea accesible para cualquier consumidor, unos 45 euros, logrando así encontrar el mejor masajeador anticelulítico del mercado.

Los masajeadores que se probaron y de los que hablaremos son el Beurer CM 50 (8,5), el HoMedics CELL-100-EU (8,25), el Ikeepi masajeador anticelulítico eléctrico (8), y el Kapmore masajeador corporal anti-celulitis (7,25).

Los criterios que se tomaron en cuenta al momento de probar la funcionalidad de estos equipos son los siguientes:

Diseño: la forma que tiene el aparato, si es ergonómico o no, y qué tanto facilita esto el manejo de su uso. También se toma en cuenta el peso y la longitud de los masajeadores que influye mucho en la comodidad del aparato.

Cabezales: establecer el número de cabezales y la calidad de los mismos es importante en lo que se refiere a la funcionalidad del aparato, considerando que como mínimo se debe contar con dos cabezales para relajar la zona, y así estimular la circulación sanguínea.

Regulador de intensidad: con esta función se puede regular la cantidad de la intensidad que aplica el aparato al masaje anticelulítico necesario, ya que no todas las regiones afectadas se comportan o necesitan la misma cantidad de intensidad.

Resultados: qué tan efectivo es el aparato, y si en realidad cumple con el propósito de su trabajo.

Otros aspectos: como el nivel de ruido, si posee o no función de calor, y si es fácil de limpiar.

¿Cómo los hemos probado?

Los cuatro modelos seleccionados han sido probados de forma individual durante un periodo de tiempo de cuatro semanas, queriendo con esto probar su eficiencia, y si lograba obtener una mejora en la zona tratada por el aparato.

Las sesiones de trabajo han durado entre los 10 y los 15 minutos, además de que al terminar se aplicó en la piel una crema reafirmante para apoyar el ejercicio realizado por el masajeador.

Es necesario aclarar que el uso de estos equipos requiere de constancia y de mejorar algunos hábitos para conseguir con ello una vida mucho más sana y equilibrada. Esta combinación tendrá como resultado una reducción notable de la celulitis, y una piel más firme y bella.

El modelo Beurer CM 50 ha resultado el mejor entre los cuatro aparatos ya mencionados, esto por su funcionalidad, calidad, su facilidad de uso, ergonomía y excelentes resultados, a pesar de que tan solo cuenta con dos niveles de intensidad.

Beurer CM 50: nuestra elección

Una de sus ventajas más apreciables es la ligereza de su peso, señalando que es un dispositivo que funciona al conectarse a la corriente eléctrica, siendo también un equipo que se puede transportar fácilmente por sus favorables dimensiones de 125 x 92 x 75 mm.

Su diseño es muy sencillo y ergonómico fabricado en plástico, que se puede emplear sin dificultad en abdomen, brazos, piernas y muslos. Posee una cinta para sujetarlo que es ajustable, cierra de forma cómoda y sirve para que se mueva con libertad el equipo por la zona a tratar.

A un lado del equipo se encuentra su interruptor que es deslizable,  permite que se le ajuste en tres distintas posiciones: 0 para indicar que está apagado, 1 para activar de forma moderada los rodillos de masaje, y 2 para que estos vayan mucho más rápido.

Según las características de la piel del usuario y de la cantidad de celulitis que se aprecie acumulada en la misma, puede variar sin problema la intensidad y velocidad del masajeador.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta